Walter ahora ataca los tres palos



Walter aprendió a jugar fútbol en Barranquilla cuando estaba más pequeño, pues con sus padres vivió una temporada en la “Arenosa”. Allí en medio del calor y el sabor del lugar se acercó al balompié para acomodarse, con el tiempo, bajo los tres palos. En la Heroica se decidió por ser portero.

Se afianzó en esa posición y regresó al departamento de Antioquia para radicarse en Granada, municipio en el cual vive con su familia y entrena con la Escuela de Formación del Club Deportivo Fundación Social Coogranada, pero una caída accidental le causó una fractura en el brazo y desde ese momento dejó de custodiar los tres palos para intentar vulnerarlos.

A Walter Steven Buriticá Le da mucho susto tirarse al suelo para atajar la pelota y por eso mejor abandonó su rol como guardameta para convertirse en delantero, un lugar al que se acomodó casi de forma natural, pues a la fecha en el Torneo Imer Rionegro Sub 15 hace parte de la tabla de goleadores con 12 anotaciones.

12 septiembre, 2017